Reportaje-sobre-el-Trastorno-Obsesivo-Compulsivo-y-cmo-curarlo

From Doku Wiki
Jump to: navigation, search

Tengo que poner en contexto antes de empezar que el Trastorno Obsesivo Compulsivo se considera un trastorno de ansiedad que sufren sujetos que sufren de patologías de miedos, y acostumbra a ser complicado de poder superar, desencadenando mucho sufrimiento en los pacientes lo que constituye un problema grave. Para ellos, la angustia mantiene la mente en un estado constante de alerta a causa de temores y malestares. Frecuentemente la ansiedad generada por sus pensamientos, que muchas veces llegan a estropear su integridad física y emocional. En realidad los mencionados pensamientos negativos son el resultado de el TOC, que es un trastorno de ansiedad. Los fuertes niveles de estrés suelen ser tan prominentes que el individuo centra su atención repetitivamente en el tipo de pensamiento que lo intimida y actúa de manera compulsiva. No se sabe cual es el motivo del desorden, si bien lo cierto es que se dice que el único sistema de curar el TOC suele ser suprimir la causa directa.

Como ejemplo, uno de los desequilibrios más usuales puede ser el de la limpieza. El miedo recurrente e insistente a que los gérmenes consigan contagiarlos de una enfermedad hace que estos pacientes necesiten estar seguros al 100% de que su cuerpo o sus espacios sean pulcros, al punto de que comprueban de manera reiterada que la higiene esté inmejorable. Para ello proceden a limpiar una y otra vez un mismo objeto de forma preceptiva hasta que la satisfacción los embarga. Otro tipo de ejemplo común es el de los actos repetitivos de revisión. Estos ciudadanos necesitan una y otra vez constatar tanto como sea posible que una tarea fue terminada. Algunos ejemplos son abrir una ventana, apagar un foco que se encuentra encendido, mudar cosas, por ejemplo.
Aunque después de varias generaciones de estudios aún sigue siendo confusa cuál es la causa así como la cura del TOC , o sea, la razón por la que se desarrolla el patrón mental en un sujeto, recientes investigaciones apuntan a que normalmente ocurre en el periodo de la infancia cuando podría tener sus raíces este problema. La inquebrantabilidad en la etapa de crecimiento de un niño pequeño o el castigo en los primeros siete años de vida, van a sentar las bases de incertidumbre y poca autoestima en su personalidad. Partiendo de ese punto, el sujeto puede seguir viviendo con total salud emocional. Si bien en cuanto surja un suceso embarazoso el desequilibrio comienza a comenzar a accionarse y poco a poco puede llegar a tomar control de la conducta del paciente.

El trastorno Obsesivo Compulsivo acostumbra a manifestarse y ocultarse, aliviarse, desmejorar o unirse a la rutina de vida de un sujeto. Todo estará en función del nivel del trastorno, la efectividad del modo de curación y también la disciplina de la persona de estar mejor y fuerza de voluntad para liberarse. Frecuentemente resulta útil la psicología conductiva y el seguimiento de técnicas tradicionales de curación como por ejemplo los meditación. No obstante a veces estos no son efectivos y fracasan enormemente y la persona se queda atrapado en su propio sufrimiento. Pero se puede alcanzar la cura del Trastorno Obsesivo Compulsivo y superar el estado de angustia existencial que el enfermo tiene que sufrir, como consecuencia de este maldito desorden que les arrebató la libertad. Generalmente la gente que sufre el problema gasta mucho tiempo y dinero en médicos buscando cómo eliminar la causa del TOC además de revisando mucho a través de Internet sobre un tratamiento psicológico.

La presencia de actos compulsivos suele acompañar a los sujetos que sobrellevan un Trastorno Obsesivo Compulsivo. Se trata de todo un cuadro de imperfecciones en la forma de ser del individuo. El hecho de no tener poder sobre los pensamientos y seguir adelante en un constante estado de ansiedad y estrés no debe ser fácil. Por consiguiente, estos individuos, conscientes de que su existencia es difícil sin que por decisión propia consigan actuar en consecuencia, se se hunden de pena y desagrado y es en ese momento cuando la depresión se instala y comienza a irrumpir. El rol de la responsabilidad y amistades cercanas al cliente es fundamental para reducir su carga. Es necesario discernimiento ya que la actuación compulsiva es automática, aunque necesaria para estos sujetos y negar la actuación solo elevará los niveles de pensamientos obsesivos por no poder llevar a cabo la actuación que para ellos es ineludible.